Relatos By Almu

En este espacio tendrán cabida todos los relatos que nos inspire nuestra serie favorita. Fan-fics, relatos cortos e incluso poesía.
Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Relatos By Almu

Mensajepor moli » Vie May 06, 2011 12:05 pm

Bueno, me acerco con sigilo, miedo y vergüenza a dejaros parte de lo que en su día escribi y dejé en el foro oficial de aguilaroja. Espero que si osais a leerlo, no decepcionaros.
Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Vie May 06, 2011 12:18 pm

No podía más, el caballo corría desbocado, el aliento parecía escaparse por los hollares, y los flancos parecían rendirse a cada paso que el jinete le exigía. El joven le apretaba con sus rodillas, castigaba el bocado y parece quererle partir el cuello en dos a cada giro que le obligaba a dar al animal con las riendas tensas al límite, y el potranco, un joven corcel de escasos ocho años, apenas sí era lo suficientemente maduro como para haber sentido en sus carnes la premura que urgía en la sangre de su jinete. No había conocido la llamarada del amor como la que quemaba a su joven amo en las entrañas, esa que te quema desde dentro y que cierra el paso a la razón.

El joven también siente que el resuello le falta, las sienes le explotan de la presión, no tanto por la falta de aliento como por desesperación que acompaña a su empresa; ella, sólo ella podía sacarlo de su abstracción, sólo ella era capaz de despertar en él el instinto más primario y salvaje, ese que sólo se despierta en un hombre de modo atroz cuando de defender lo suyo se trata, más aun si ese, es el ser amado y al que estás a punto de perder.
La noche ha sido dura, oscura como la boca de un lobo, congelaba el alma aquellos que moraban bajo techo y mataba de frío a los que recibían a cuerpo descubierto la furia de la tormenta. _Habrá oscuridad en el mundo amo, pero como esta…_decía encogido el criado al joven Montalvo ._Pobre del que tenga que pasar la noche a la intemperie_ El maestro se regocijaba al echar la mirada hacia la habitación de su hijo y saberlo acostado, durmiendo y abrigado de esa noche infernal y del frío que congelaba hasta los huesos.

Esto es inhumano amo_ proseguía con su sermón el hombre, mientras que el otro asentía con la cabeza.
_¿Y no piensa hacer nada amo?, mira que…uste siempre igual, haciéndose el duro, haciéndose el duro, mira que un día de estos se va uste a arrepentir, de que quiera ir… va a ser tarde.
_¡Y qué quieres que haga?- le protesta inflado el otro con claro aire de enfado_ ¿no querrás que recoja en mi casa a todos los necesitados Satur?
_Amo, si sabe uste por donde voy, y no me refiero a las pobres gentes que están en la calle tiraos…_ A lo que el maestro responde con aire, ahora sí se no aguantar más los sermones de su criado.

No ha pasado tanto tiempo, pero la huella imborrable del dolor ha hecho mella en su alma, no podía dejar de repetirse una y otra vez… si llega a pasarle algo, si por un azar del destino el…ella… ese pensamiento lo atormentaba, le trituraba las entrañas y estrangulaba su razón hasta el punto de la rendición.

No había de sentirse culpable, pues el destino barajó y en esa suerte le tocó correr ese riesgo, pero en nada era un juego que él hubiera elegido. Nunca pensó que pudiera correr el tipo de suerte que ahora le llevaba a dar esos pasos, pasos que habían sido marcados y que se grabarían a fuego en su alma desde el mismo instante en que empezó su camino y comenzó a andar sobre el doloroso sendero que habría de marcar su camino.

Margarita hunde la cara entre las manos, una nube de congelado aliento sale de su pecho, pero no lo siente frío, muy al contrario, parece que esa bocanada de vida le quema cada vez más y más hondo a cada respiro de desconsuelo que ella da. Es ya mucho el camino recorrido, muchos los peligros salvados desde la tarde en que huyera como huyen las presas de la muerte. No dijo nada, se retiró con orgullo, con la frente muy alta y el alma hundida, pero en silencio, como había transcurrido su vida allí, junto a los suyos, sus seres amados. Tan sólo cogió lo que creía que era suyo, la ropa que llevaba, el cesto que traía lleno de ilusiones cuando regresó a la villa, unas alpargatas a medio roer, un delantal a estrenar, ya le serviría de moneda cambio, y el bolsillo vacío, sólo se permitió la licencia de coger algo, algo que desde hacía mucho tiempo, creyó le pertenecía y con el derecho que da el saberse dueño de algo, porta en lo más hondo de su corazón, literalmente, guarda esa carta en su pecho, como la que guarda una taleguilla llena de monedas, eso es mucho más valioso para ella que todo el oro del mundo y no va a permitir que nada ni nadie se la arranque del pecho, lugar que le ha pertenecido desde el mismo día en que llegó a sus manos y que llenó sus días de suspiros al aire, cuando en secreto se le iluminaba la cara al recordar, soñaba y sonreía con tan sólo imaginar su cara al leer esas letras tan cargadas de sentimientos, verdades y esperanzas , que un dolor arrancó las de su alma, uno que más allá de la razón se posó sobre su pecho y la ahogaba hasta hacerle perder el control sobre sí misma; secuestros, engaños y demás avatares habían sido salvados, pero eso, eso no, no podía soportar un engaño como ese, un tormento como el que atenazaba su ya más que compungido corazón.


-Gonzalo, qué alegría recibirte en mi humilde morada- Le dice la joven con cierto toque de ironía, a lo que él le responde con no menos sarcasmo._ Creo Lucrecia que de humilde tiene poco tu palacio, me has hecho llamar ¿ A qué debo tan gran honor?
_ Te hecho llamar porque necesito que me hagas un favor Gonzalo, un gran favor.
El joven enarca las dejas y con mirada enigmática escrudiña cada gesto, cada movimiento de la mujer que se contonea ante él, continúa un paseo nada propuesto que los lleva de camino a los álamos que antaño dieran cobijo a los sentimientos de la joven, mezcla de asco por yacer bajo el mismo lecho de un hombre en nada amado ni deseado y placer debido al mismo hecho, ya que de él dependía la fortuna de la ambiciosa joven. La tarde se presenta apacible, calmada, ese tipo de calma que anuncia malos presagios, como la que precede a una tormenta que se desata como el más fiero de los fenómenos naturales. Apenas sí se oye el trinar de los pájaros, canto que acompañaba con su habitual sosiego el susurro de las ramas que se mecían sobre ellos y que esta tarde no da muestras de existencia.
_Un favor, Lucrecia ¿de qué se trata? – pregunta el joven ahora sí, más intrigado.
_No voy a darte demasiadas explicaciones, creo que ni las mereces ni te las debo, sólo quiero que te quedes con mi hijo unos días, hay asuntos que tengo que atender fuera de la villa y creo que contigo estará mejor que con nadie. _ deja la frase como arrastrada desde lo más hondo de su alma, sus anhelos y deseos mejor guardados parecen darle la cara y ella, impasible, no se deja amedrentar por ellos y los devuelvo a su escondrijo donde reposan desde hace tanto tiempo, en el silencio de su corazón.
_¿Te das cuenta Gonzalo, de que Nuño podría ser hijo tuyo? Le pregunta con cierto aire de picardía la de vestido verde.
_Lucrecia, no… _Sssshh calla, no digas nada, no es necesario le dice con voz juguetona, no tienes de qué preocuparte, además, nunca tuvimos ocasión para ello…porque tú no quisiste_ Apostilla la joven jugando con la solapa de la chaqueta del maestro con la mano y con sus sentimientos que tantos recuerdos le traen al hacerlo. Sólo te he hecho venir para pedirte este gran favor, nada más _ y baja la cara, descargando un suspiro que no le hace sentir para nada alivio.
_¿Puedo saber qué te lleva a salir de la villa?
_No _ Le contesta ella con rotundidad, pero simpatía en la voz- Ya te dije que no hicieras preguntas, no tengo que darte explicaciones.
_Si me voy a hacer cargo de tu hijo, al menos, tendré que saber por qué motivo ¿No crees? _ Intenta buscarle la mirada, pero la rehúye.
_Ya te he dicho que era un gran favor, además, creía que no te interesaban los temas de palacio…
_Y no me interesan, sólo me preocupo por una vieja amiga.
_¿Ahora somos viejos amigos Gonzalo? – se vuelve y le sonríe más con la mirada que con los labios_ Creí que eso eran cosas del pasado… está bien Gonzalo ¿Me harás ese favor?
_Claro, cuenta conmigo, además Nuño es un alumno de mi escuela, lo que esté en mi mano, en lo que pueda ayudar, sabes que lo haré, te lo prometí hace tiempo, creo que no es necesario que lo repita.
_Y eso te honra, dice mucho de ti Gonzalo. Tú nunca fuiste de los que dejaban de lado a los suyos, y si alguna vez yo pertenecí a tu círculo, te estoy agradecida y por ello he osado pedirte este favor, porque sé que puedo confiar en ti y que mi hijo estará bien contigo. Daré por pagado el favor que me debías Gonzalo, esta tarde tendré todo listo para que Nuño marche a tu casa. Gracias Gonzalo.- La marquesa se despide acercándose a él y otorgándole el deseo de más de un hombre, un beso en la mejilla que lleva la marca, la esencia y el aroma de esa mujer de indudable valentía y envidiable fortaleza.


No puede ser, se dice una y otra vez, esto no puede estar pasando, he perdido tanto tiempo… si al menos me hubiera dado una pista, si él… si yo… y las perlas se adueñan de su rostro que parece adornado por la más honda de las amarguras. Ha visto desde el jardín lo que su corazón reprocha a sus ojos, Gonzalo, él, dejándose abrazar y besar por ella, Lucrecia. Siempre hubo cierta envidia que se adueñaba de la marquesa, Margarita nunca hizo nada para despertar en ella esa animadversión, pero ahora sufre las consecuencias de un acto, de un hecho en el que ella ni tuvo propósito, ni conciencia. Recuerda con dolor esa conversación en que ella lo instaba o le dejaba entrever que había que estar ciego para no darse cuenta de cómo la marquesa lo miraba, de lo bella que aparentaba la joven con sus galas y peinados, a lo que él parecía responder con una pícara sonrisa ¿Quién iba a pensar entonces que él albergaba ese deseo? Margarita huye, se aleja del lugar, las rosas que encuentran su furia a su paso sucumben al dolor de la joven, y se rinden a los embistes que sus ropas les proporcionan, regalándole su aroma a la par que se marchitan por el peor de los propósitos, la amargura de una joven, que en lugar de recibirlas en un ramo que engalanara su alcoba, las mataba por el dolor de un amor perdido.
Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Vie May 06, 2011 12:21 pm

-Es una estupidez- se repite- Él nunca me dijo nada, él nunca me confesó su amor - parecía que la desgracia y el desamor estaban creados expresamente para la joven, tras conocer el compromiso de su propio prometido con la joven de rubia melena, tan distinta a ella en todo, ahora está segura de que lo que movió a Juan debió de ser algo así como la compasión, no eran ciertas sus palabras. Sí es cierto que se encaró a sus propios padres, sacó el pecho por ella, pero ¿de qué servía eso ahora?, él estaba comprometido con otra joven- Nunca me quiso- se repite una y otra vez, todo fue mentira, él me decía que no le interesaba la vida de noble, y míralo… _Se reprochaba haber sido tan ingenua, haber creído ese cuento de hadas, en el que el noble se casa con la plebeya, eso nunca ocurre en la realidad, con él creía haber encontrado el amor, no ese al que llamar “el verdadero”, pero el amor al fin y al cabo.
Y ahora el peor de los dolores se adueña de su alma y estrangula su razón, ahora, el que sí fue y creyó que siempre sería su amor verdadero, el primero, el que nunca se olvida, está en brazos de otra. Y todo, piensa, por ser tan ingenua, por dejar pasar el tiempo, por no sacar fuerza y afrontar la realidad, ¿a quién quería engañar? Lo amaba, lo amaba desde lo más de su corazón, antes de haber encontrado su mirada por primera vez, ya lo estaba amando. El aliento parece faltarle en su huida, la desesperación se ha hecho dueña de su cuerpo, que sólo responde como responde la locura, con desesperación. En su huida ha dejado caer el costurero y las finas telas que llevaba la joven para que la marquesa diera su visto bueno al nuevo vestido, que ahora ha quedado olvidado al pie de los arbustos.
No es mucha la gracia que hace a Lucrecia encontrar tirados en el suelo los hilos de seda y el fino lienzo que había de cubrir su cuerpo en una opulenta fiesta, para la que estaba destinado, más aún después de que le fuera casi imposible conseguir esa fina tela, puesto que el comerciante que en el lugar del de las telas, ocupaba su puesto con lo que más parecía despojos del cementerio de la villa que del matadero, le dijera que no esperara las telas importadas, pues no llegarían ya que estaba el paso cortado. Y tras recoger la tela y el costurero, emprende la entrada en la cocina de palacio, la reprimenda no se hace esperar, pero Margarita, bien instruida en el oficio de la humildad, se disculpa con los ojos aún inflamados por el llanto, aludiendo a que se ha sentido indispuesta y prefirió abandonar las telas, antes que estropearlas con el vómito que se adueñó de ella. La marquesa, hace gala de buena ama, y le da la mañana libre con una socarrona sonrisa en los labios, el mal de su antes amiga, le hace crecerse y sentirse feliz.

Señorita, ha llegado uste mu pronto hoy ¿Es que ha pasado algo en el palacio? No me lo diga, la señora marquesa- hace florituras en el aire_ que tiene visita en la cama…
_No Satur, sólo es que he terminado pronto, eso es todo, dice la joven abatida. La mirada vacía de Margarita, no pasa desapercibida para el criado, pero no se atreve a preguntar, de sobra sabe que no se le permitirían bromas por su parte, ni ningún tipo de intromisión.
La joven limpia de nuevo sus ojos, inflamados por el llanto, mientras se dirige con pasos pesados hacia la escalera, al menos en su dormitorio, podrá dar rienda suelta a la desesperación sin tener que dar explicaciones, además, lo último que desea es ver la cara de satisfacción que traerá su cuñado cuando regrese de palacio.

Gonzalo pregunta por ella, y como respuesta, sólo recibe un- Debe de estar en uno de esos días amo, la señorita vino… ya me entiende…
_No Satur, no te entiendo._ Y el joven lo invita de esta manera a que hable.
_Pues eso… que su cuñada de uste, que debe de estar en esos días en que los recuerdos del señor Juan…_Y hace gesto en el aire sobre su cabeza_ O eso, o es que su cuña le da al vino, a saber por los ojillos que me traía, que parecían dos pulgas pedorras.
_Satur¡¡¡…_Le para los pies el joven Montalvo, que se hunde al saber que Margarita se encuentra mal. Si él llega a saber lo que iba a suceder, la jugada que le ha gastado el destino a la joven…
_Alonso, Alonso, ya te he dicho que serán sólo unos días_ sujeta el maestro a su hijo por los brazos, pero el joven forcejea en un intento por huir de ahí.
_No padre. Esta es mi casa, no puedes obligarme a que viva con él bajo el mismo techo, eso no…_ Protesta entre llantos incapaz de pensar ni de recapacitar el niño, desatando su rebeldía, de la cual hace gala en no pocas ocasiones, y ésta, es una de esas en las que le desquicia la situación.
_Padre, si él entra en casa, yo me voy…
_Alonso_ y su padre le levanta aún más la voz_ No se te ocurra decir eso, vendrá a casa, y tú lo recibirás como a uno más y no hay nada más que hablar.
_Pero padre ¿Tú serías capaz de vivir en la misma casa con alguien a quien no quieres, alguien a quien odias, y que te ha hecho daño?
-El maestro se confiesa así mismo y reconoce para sus adentros que el niño tiene razón, pero el joven Nuño no tiene a donde ir, y le prometió a su madre que cuidaría de él, además, cree que será de provecho para su hijo, le será de utilidad aprender a convivir, a ceder, incluso le servirá para aprender a dominar esa rabia que tantas y tantas veces se adueña de su persona y que en tantos líos lo mete.
-Nuño, hola, estás aquí…
_Mira qué bien, pues yo me voy.
-Alonso, Alonso – lo llama a gritos su padre, sin recibir respuesta por parte del niño.


Nuño entra en la casa, y como no podía ser de otra manera, se gira hacia el mozo que porta sus maletas- No pienso quedarme aquí, esto es una cochambre, no puedo vivir en una casa plebeya.- Y el gesto de asco en su cara, no pasa desapercibido para Satur.
-Pase, pase, señor Nuño- y hace reverencia ante él con un toque de humor que molesta no sólo al niño, sino al maestro también.
_Ya está bien Satur, anda, ve a preparar la mesa, cenaremos pronto.
_En palacio no acostumbramos a cenar tan pronto, las costumbres plebeyas no están hechas para mí_ dice con cara de superioridad_ Y el criado este… ¿Es que los pobres os permitís criados, y no les dais uniforme?
-¿Qué le pasa a mi uniforme? Si no te gusta, ya sabes, acepto uno nuevo, si uste tiene a bien regalármelo_ Le contesta el postillón con sorna, señalando sus ropas.
_Maestro ¿No cree que su criado se toma muchas licencias?
_Eso no es asunto tuyo Nuño, además los pobres, somos pobres, pero el que tengamos o dejemos de tener ciertos privilegios, no nos hace mejores ante nuestros conciudadanos.
-Y Saturno García, que ha visto por sus ojos, más que ese joven vaya a ver en toda su vida, pierde la paciencia y estalla_ Pues puerta, si no te gustan las costumbres de los pobres, con viento fresco señorito, porque aquí no va a tener más privilegios que los que tenemos los “plebeyos”.
-Satur, para, Nuño es nuestro invitado y como tal será tratado, acércate Nuño _ Y le invita a sentarse a la mesa donde el maestro tiene abierto uno de tantos libros que gusta de disfrutar.
Los quejidos de las sábanas y la desesperación en la que ahoga sus lágrimas en ellas se dejan notar en el silencio de la noche, el maestro ha querido subir a interesarse por el ella, pero el criado no se lo ha permitido, lo ha convencido de que sería mejor dejarla tranquila.

La joven no aguanta más tiempo estar encerrada en esa prisión que le supone su alcoba, y decide salir a tomar el aire, piensa que así, se le hará más corta la espera del nuevo día, y reza por dejar en esa mala noche la amargura y el dolor que le viene estrangulando el alma desde el momento en que viera a la Marquesa en brazos de Gonzalo.

_No puede ser se dice a sí misma al ver al joven marqués allí, en la cocina y al cuidado de Gonzalo, que en ese momento, le acerca un vaso de agua al niño.
El dolor que siente en su alma es más grande que cualquier otro que haya sentido en su vida, incluso superior al momento en que despidió por última vez a sus padres, cuando éstos eran entregados al manto.

La cabeza parece estallarle, y el corazón ahogarla, estrangularla y engullirla en una fiera rabia que no puede contener. Gonzalo al verla deja la escudilla sobre la mesa e intenta acercarse a ella para interesarse por su ánimo y el mal que parece asolarla. Por el aspecto de la joven, las perlas que todavía surcan su rostro y el amargo de su mirada, parece que Satur no exageró en absoluto cuando le dijo cómo se encontraba Margarita.

Ella, lejos de dejarle acercarse, se gira con furia, se arrebuja bajo su manto, y coge las de San Diego, solo que no sabe qué camino llevarán sus pasos en esa mala noche.
Los relámpagos parecen despertar a los espíritus que hasta entonces, dormitaban en lo más profundo de la oscuridad, cada látigo ilumina el camino, pero no sólo eso es lo que resplandece bajo su luz, sombras, siniestros sonidos y aullidos, salen al paso del que se aventure a retar a esa negra noche.

Gonzalo sale tras ella, no puede retener el infierno que se apodera de él, no sabe qué es lo que ocurre, ni el motivo que ha llevado a Margarita a comportarse de esa manera, puede entender que ella se haya enfadado porque Nuño está en su casa y a Alonso eso, a ciencia cierta sabe que no le hace gracia, ella jamás haría algo así sabiendo que a su sobrino le dolería, pero a él no le ha quedado más remedio que aceptar la petición de la marquesa. La calle está vacía, desolada, es tarde y sabe que si llama a la puerta de su amiga, tal vez ella se asuste y opta por regresar a casa, echando un vistazo a la puerta de Catalina con la ternura que desprende su mirada, pensando que Margarita descansa en ese hogar.
Nada más lejos de la realidad, Margarita huye, al principio lo que era un simple paseo para aliviar su alma y llenar los pulmones de algo que le hiciera despertar su espíritu, y bien cierto que lo despertaba, el aliento se le congelaba pero no lo sentía, se acabó convirtiendo en una pesadilla, arrastró sus pasos, como el que arrastra un calvario por las calles vacías, el bajo de su vestido cada vez le pesaba más por haber empapado en él los penosos pasos que la llevaban sin rumbo, arrastrando su ropa por los charcos que ahora parecen bocas de lobo bajo sus pies, sólo cuando el cielo descarga su furia se ilumina el camino el tiempo justo para ver donde echará el pie la próxima vez.
Cuando quiere darse cuenta el rumor de las hojas le advierte de que está lejos, demasiado lejos, su alma no ha encontrado consuelo, ahora piensa que tal vez no mereciera la pena tanto sufrimiento ni que debería haber salido así sin una explicación, o mejor dicho sin recibirla, ahora poco importa ya.
Los álamos le susurran historias que vienen de su infancia, esas en las que las viejas del lugar acompañaban noches como esta, en las que al más valiente se le congelaba el aliento al escucharlas. Recuerda una que quiere apartar de su mente, pero se le aparece como un fantasma, ese que ella misma alimentó con sus miedos desde niña imaginándoselas, poniéndoles caras y sonidos mientras tiritaba de miedo escondida tras el portón de la cocina, mientras las mujeres se daban compañía y chismorreaban, y a los niños se les mandaba a la cama para no molestar.
Un hombre al que llamaban el loco, se decía que fue capaz por una apuesta, de ir solo en la noche de los santos al cementerio y robar la mesa de autopsias, el loco, se aventuró en la penumbra en una noche como esta, fría, desgarradoramente oscura y tenebrosa, en la que como en ésta, cada resuello que daba le dolía. En lo más profundo de la noche Margarita se arrebuja en su mantilla y siente que el frío le cala hasta los huesos; se dice que el hombre, regresó con la mesa de descuartizar a los muertos, que la depositó en medio de la taberna del lugar, y que su mirada, no era la misma, más bien, que no tenía mirada, porque le faltaban los ojos, el grito de una mujer desde la calle, hizo que le gente se diera cuenta de lo que estaba ocurriendo, ese grito… Margarita escucha un grito, le parece tan real… apura su paso decidida a regresar a casa, y al paso, le sale una mujer que se agarra fuertemente a ella corre con la mirada perdida, la boca seca de tanto llorar, en la garganta un puñal de dolor hecho grito, pregunta por qué y se agarra a Margarita con la mano que lleva libre, en la otra, reposa el cuerpo de su hijo, apenas un niño que aún andaba en mantillas, por la carita que tiene Margarita diría que el bebé no pasa del año, la mujer se aferra a ella como si fuera su última salvación, y se desgarra por dentro mientras le suplica al divino y al maldito que le devuelvan la vida a su pequeño, que no se lo lleve, que se la lleve a ella, y un relámpago acompaña a su plegaria, entonces, es cuando Margarita, puede ver la locura de sus ojos, y el llanto descosido que acompaña a la mujer.
Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Vie May 06, 2011 12:22 pm

Hasta aqui dejo el relato, que no quiero cansaros.
Imagen

Avatar de Usuario
Bibitt
Almidonadora de la capa y del embozo
Mensajes: 3926
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:25 pm
Sexo: Chica
Ubicación: En el kamastroking del amitto ¡of course y de ahí no me saca nadie!

Re: Relatos By Almu

Mensajepor Bibitt » Vie May 06, 2011 12:47 pm

No sé si será el mismo que yo leí, pero que sepas que soy fan de tu relato, así que de vergüenza nada que te doyyy, es un relato fantástico, a ver si luego tengo un rato y me lo releo... :P :P
Imagen

Avatar de Usuario
Saga
Hace "buenas migas" con Sátur
Mensajes: 1482
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:54 pm
Sexo: Chica
Ubicación: AlcorMott City

Re: Relatos By Almu

Mensajepor Saga » Vie May 06, 2011 1:47 pm

¡¡Gracias por regalarnos tus relatos, Moli!! Que sepas que ya he empezado...a ver si esta tarde se me pasa el dolor de testa, y continuo.....Un besito.... 12besos 12besos 12besos 12besos
Imagen

Avatar de Usuario
Arya
Suple a Inés en la taberna de Cipri
Mensajes: 1534
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:52 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Mottland

Re: Relatos By Almu

Mensajepor Arya » Sab May 07, 2011 8:15 pm

Qué pedazo de relato!!! Ainsssss, si es que no me extraña que se entristezca Margarita a ver a Lucrecia besar a Gonzalo. Es que el amito a veces no tiene sangre en las venas.
Y luego Nuño que tiene que pasar unos días en casa de los Montalvo. A ver qué tal van las cosas, porque de momento no han empezado muy bien.

Me ha encantado Moli!!! Gracias. 44ok
Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Lun May 09, 2011 9:18 am

Muchisimas gracias a vosotras, en cuanto pueda, recopilo más y os lo acerco :D
Imagen

Avatar de Usuario
Saga
Hace "buenas migas" con Sátur
Mensajes: 1482
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:54 pm
Sexo: Chica
Ubicación: AlcorMott City

Re: Relatos By Almu

Mensajepor Saga » Jue May 12, 2011 9:07 am

Imagen

Avatar de Usuario
Aylynt
Mesa camilla con Cata y Margarita
Mensajes: 2360
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:28 pm
Ubicación: Marquesado de Mottignac

Re: Relatos By Almu

Mensajepor Aylynt » Sab May 14, 2011 7:34 pm

Escribes con mucha pasión, moli, como sé que tú eres. 12besos Puro sentimiento y emoción. Espero que pongas la continuación porque me he quedado muy intrigada, por dios, a ver qué pasa con la Maggie y con Nuño en casa de los Montalvo 2hx64b6
Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Sab Jun 18, 2011 10:05 am

hOla chicas, quiero agradecer vuestros comentarios y deciros que me pongo de nuevo con la continuación, en cuanto pueda lo hago jejejejjee Un besito
Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Mar Jun 12, 2012 11:22 am

Habemus más jistoria jejejejee qué alegría¡¡¡ acabo de recuperar el relatillo que os dejé a medias, hala, os dejo otro poquito y sin atormentaros demansiado, espero que os entretenga. Sin prisas, sin obligaciones, os lo dejo y vosotras ya... ya vosotras... ya si eso ya... Imagen Imagen Imagen

Continúa

Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Mar Jun 12, 2012 11:25 am

Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Mar Jun 12, 2012 11:27 am

Lo dejo aquí, que no quiero abusar y cuando me enrollo me paso 7 pueblos jejejeje Imagen Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
sincera
Vecino de los Montalvo
Mensajes: 711
Registrado: Lun Abr 18, 2011 10:35 pm
Sexo: Chica

Re: Relatos By Almu

Mensajepor sincera » Mié Jun 13, 2012 9:59 pm

Moli me encanta que hayas vuelto a recuperar la pluma, lo tengo pendiente pero para no liarme todo lo que has dejado en este hilo va seguido, es una historia seguida, para saber como lo tengo que leer ya sabes una que es un poco torpe Imagen Imagen Imagen Imagen
Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos By Almu

Mensajepor moli » Jue Jun 14, 2012 10:54 am

JAJAJJAAJ sincera, jamia, no le des al amoniaco, que no mentero de náaaaaaaaaaaa jajajajaj si has preguntado, sí, este relato, el lamado noche toledana, va seguido jajajajaja
Imagen

Avatar de Usuario
Saga
Hace "buenas migas" con Sátur
Mensajes: 1482
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:54 pm
Sexo: Chica
Ubicación: AlcorMott City

Re: Relatos By Almu

Mensajepor Saga » Vie Jun 15, 2012 11:59 am

Imagen


Volver a “Relatos y sueños Fans-aguileros”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado