Relatos de Aylynt

En este espacio tendrán cabida todos los relatos que nos inspire nuestra serie favorita. Fan-fics, relatos cortos e incluso poesía.
Avatar de Usuario
Aylynt
Mesa camilla con Cata y Margarita
Mensajes: 2360
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:28 pm
Ubicación: Marquesado de Mottignac

Relatos de Aylynt

Mensajepor Aylynt » Lun Abr 04, 2011 4:27 pm

Chicas para empezar me apetece poneros las Aventuras de Pili y Mili, jejejeje A ver si nos sirven de cierta premonición de lo que está por venir.

La Pili y la Mili van al estreno de “Águila Roja: La Película”

-Señores pasajeros, próxima estación: Zaragoza-Delicias….
Suben y bajan pasajeros del Ave Barcelona-Madrid….
-¡Miliiiiiiii!
-¡Piliiiiiiii!
Se abrazan, dándose el consabido beso al aire. Muac, muac.
-Ainsssss, ¡qué emoción, chica!
-Siéntate aquí conmigo Pili, ¡vamos a babear juntas!
-¿Y cómo te ha ido el viaje desde Barcelona?
-Bien, aunque he tenido un pequeño encontronazo con el pasajero que iba sentado aquí conmigo, que acaba de bajar…
-¿Qué ha pasado? –inquiere Pili curiosa.
-Le he estado enseñado el álbum de ediciones del amo, y al cabo de media hora de poner caras raras, se ha levantado y se ha ido al bar, el muy desaborido… -explica Mili enfadada.
-¡¿Nooooo?!-exclama Pili poniendo los ojos en blanco- ¿Cómo ha sido capaz? ¡Si son las mejores ediciones de nuestro foro!
-Ya te digo –apostilla Mili con los morritos pintados de rojo apretados-. Como decía mi madre, es que hay gente para todo.

…300 y pico kilómetros más babeando sobre el libro de ediciones del amo…
-Señores pasajeros, próxima estación: Madrid-Puerta de Atocha, fin de trayecto. Renfe les agradece…
-Pili, déjame un pañuelo, creo que esta hoja ha quedado un poco perjudicada, está mojada…¡Huy, se ha roto de la humedad!
-Toma, toma, pero date prisa que no nos sobra el tiempo…yo voy bajando las maletas… ¡Ay! -¡catacloccc! -¡pero, ¿qué llevas aquí Mili, que pesa tanto?!
-Pues poca cosa Pili; lo que quedamos: un juego de katana, ballesta y shurikens, para regalárselo a David –responde Mili restándole importancia.
-¡Ah, es eso! Vale, pensaba que te habías traído otro traje rojo, con lo mona que estás con ese que llevas.
-Es de Valentino –replica sonriendo ufana mientras se contonea-, ¿a que me sienta bien? –pregunta mientras se baja las manos sinuosamente por las caderas.
-¡Estás divina, querida! –asiente Pili-. Aunque….hummm… ¿te has hecho la lipo?
-¿La lipo, yo? ¡No! He encontrado una fajita que me estiliza la figura, me he metido en una talla menos.
-¿Solo una, querida? –inquiere Pili.
-Pili, no me seas grosera. Solo una -responde Mili con acritud, mientras Pili mira para otro lado.
-Si tú lo dices… ¿Y yo? ¡No me has dicho nada de mi modelo de Givenchy, rojo con pequeños detalles negros!
-¡Genial, querida, genial! ¡Estás que lo rompes! ¡Quiero decir rompedora, mi amor!–corrobora Mili.
-¡Ainsssssssssss! –suspiran al unísono, pensando en el amo de sus entretelas.

Una vez en el taxi:..
-¡Rápido, señor taxista, al estreno! –le urge Pili.
-¿Qué estreno, señora? –pregunta el interpelado mirándolas por el espejo retrovisor central.
-¡¿Cómo que qué estreno? ¿Has oído, Mili?! –las dos se miran estupefactas.
-Pues, ¿cuál va a ser, hombre de Dios? ¡El de la película del año, Águila Roja!-grita Mili exaltada.
-Claro, claro, disculpen, ha sido un lapsus. ¿Y en qué cine es? –el hombre sigue observándolas por el espejo.
Las dos amigas vuelven a mirarse patidifusas; la estulticia de aquel hombre no tiene límites. Le informan de la dirección a tomar, y por fin arrancan.
Al llegar, una enorme multitud de personas vestidas con la parte superior de rojo llena la plaza delante de la sala de proyección, a los dos lados de una ancha y hermosa alfombra roja.
Mili y Pili se meten entre la multitud, abriéndose paso a codazo limpio.
-¡Jo, Mili! ¡Cualquiera diría que hemos ido a los mejores internados suizos! ¡Si nos viera Piti, no nos reconocería! –comenta Pili.
-Ya te digo, Pili –contesta Mili-. ¡Lo que hay que hacer por el amo, ainsssss!
Se oye protestar a la gente a la que van pisando los pies con las ruedas de las maletas.
-¡Si nos hubieran hecho pasillo, como corresponde, no les pisaríamos, maleducados! –responde Pili a los improperios.
Por fin llegan a las puertas y se colocan para pasar el control de seguridad. El detector de metales empieza a pitar.
-Señora, deje esa maleta ahí, ahora mismo. Lleva usted armas con las que no se puede entrar dentro -le comunica tajante, el de seguridad..
-¿Yo, armas? –pregunta Mili en el colmo de la sorpresa.
-Sí, esta katana, la ballesta, y estas cositas cortantes. No puede entrar en el cine con todo esto –dice el de seguridad sacándolo todo de la maleta.
-¡Pero si es un regalo para David! –protesta Mili, empezando a hacer pucheros y pataleando.
Tras una buena discusión, se dejan las armas en el control de seguridad y acceden al interior.
-Mili, se te ha corrido todo el maquillaje con la llorera. ¡Menudos churretones llevas, darling! Vamos al lavabo.
Pili y Mili se encaminan al aseo. Cuando terminan de acicalarse salen al hall del cine.
-¡Qué extraño! Aquí no hay nadie. ¿Dónde se ha metido la gente, con la que había? –pregunta Mili asombrada.
-¡Mili! ¡Es que están ya todos dentro, que ha empezado la peli! –exclama Pili espantada.
-¡Corre, corre, vamos!
Entran en la sala y empiezan a bajar por el pasillo central. Se oyen los tacones, cloc, cloc, cloc…
-¡Shhhhh! ¿Qué hacen? La película hace un cuarto de hora que ha empezado. ¡Siéntense y callen! –dice una mujer airada, en voz baja.
Pili va a contestar adecuadamente a aquella panoli sin clase, cuando sus ojos pasan por la pantalla, se queda atónita, vuelve a girar la cabeza otra vez para volver a mirar, se queda estupefacta mirando como el amo surge de las aguas desnudo katana en mano, y de repente siente como un algo que le sube por el cuerpo, que le baja, que le sube y que le baja, y tan solo tiene tiempo para gritar en medio del cine, antes de desplomarse:
-¡Miliiiiiiiii, el Ventoliiiin!
Cataplof, la Pili en el suelo cuan larga es.
-¡Ay, Dios Mío, Pili, despierta! –chilla Mili desesperada al tiempo que busca frenéticamente el Ventolin en el bolso de Pili. Pero comete el error de fijar su vista en la pantalla, y sin poderlo evitar, se distrae: el amo está caminando desnudo por el agua con la katana, saliendo del río…
Cinco minutos después, vuelve en sí del estado katanatónico por la bofetada que le arrea la Pili en toda la mejilla.
-¡Pues vaya ayuda! ¡He estado a punto de palmar de la impresión de ver al amo saliendo del agua –aquí pone la mirada en blanco, suspira ainssss, ronronea-, y tú en vez de ayudarme, te da por mottear! Y las demás lo mismo, ninguna me ha prestado la más mínima atención –dice mirando a su alrededor con cara de enojo. El resto de fangirls ni se inmutan, están en pleno éxtasis mottero; amos, no están en este mundo.
Por fin, se sientan en un par de butacas libres, en el medio de la cuarta fila, haciendo que se levanten todas las demás, al tiempo que el resto de la sala las abuchea al ser sacadas de improviso del mott, pues tapan la pantalla con el amo en tó su esplendor.
Pero a los diez minutos, lo imposible, lo espantoso, lo inenarrable, lo monstruoso, lo aterrador… sucede: el amo besa a la Bea, así, llenando toda la pantalla, casi sin avisar. La sala se llena de gritos de horror; se oye el desplome en el asiento de unos cuantos cuerpos. Tan solo Mili sonríe, relamiéndose los labios y entrecerrando los ojos para imaginarse ella en el sitio de la Bea; ainsssss, un turbador y ronroneante gustirrinín aletea por su interior, ainsssssss.
Medio pasado el primer susto, que no del todo…las fans comienzan a reír con el postillón, y a babear con el mottquetero, el roi, el inglés, el cosaco…, ainsss, y ese peazo héroe que tó lo puede y tó lo arregla, ainssssss
Salen todas del cine en estado katanatónico motteante… Tanto que ni siquiera son capaces de contestar a las preguntas de los de Sé lo que hicisteis, Caiga quien caiga y El intermedio. Y mucho menos, darse cuenta de que los amigos de lo ajeno merodean a su alrededor.
De repente, Pili observa a lo lejos a Stany, el guapo moreno francés. Se gira hacia Mili con los ojos brillantes. Ésta le sonríe y le guiña un ojo.
-Ve –susurra animándola.
Al poco, observa con una mezcla de complacencia y celillos como su amiga entra en un coche con Stany; el auto parte de allí a toda velocidad. Mili suspira. Se levanta y va hasta los de seguridad, que tras unos cuantos tiras y aflojas, se dejan convencer y le devuelven la katana y lo demás.
Se sienta en el bordillo, pues está cansada. Ha salido a las dos de la tarde de Barcelona, y son las doce de la noche, y no ha tenido un segundo de reposo. Vuelve a suspirar. ¡Ni siquiera han podido ver a David! ¡Le hacía tanta ilusión darle su regalo! De todas formas, se lo han pasado muy bien.
Poco a poco se van marchando todos y cierran el cine. Revuelve el bolso buscando su smart para llamar a un taxi, y horrorizada comprueba que no está, ¡y tampoco su monedero! Se levanta de golpe y comprueba con estupor que está sola, completamente sola. Sin dinero, y, lo que es peor, sin teléfono. Desesperada se levanta arrastrando las dos maletas, la de Pili, ¡vaya suerte que ha tenido su amiga!, y la suya. El cartel dice 2 km a Pozuelo. ¡Me cáchissss! Y va a tener que ir andando, porque el último metro salía a las 12 precisamente; y son y media. No hay otra, no sirve de nada lamentarse; le ha pasado por tonta. ¿A quién se le ocurre dejar marchar todos los taxis sin pillar uno? Se enrabia cuando piensa en su móvil nuevecito, que le han mangado. ¡Y todas las tarjetas, la Visa oro también! ¡Ay, Dios mío!
Enfurecida se echa a andar por la orilla de la carretera, con las maletas. De pronto, oye un croc, ¡se le ha roto el tacón de aguja de uno de sus manolos! ¡No puede ser! Trata de arreglarlo pero no puede. Decide seguir adelante a trompicones. Luego es ella la que rompe a llorar. Se pasa la mano por la cara, pero se da cuenta tarde del desastre; debe llevar la cara llena de churretones, y el rimel corrido por las mejillas.
De repente, un coche para silenciosamente a su lado. Va tan enfadada que ni se da cuenta hasta que no le hablan.
-¿Necesitas ayuda? –dice una voz varonil, grave y sensual, desde el sitio del conductor.
Mili, no da crédito a sus oídos. Esa voz….Cierra los ojos por unos instantes y sonríe gozosamente para sus adentros. No se lo piensa ni un momento. Abre la puerta de atrás y mete las maletas. Luego, se sienta ella en el asiento del copiloto. El coche arranca. Mili se queda extasiada mirando ese perfil.
¿Quién ha dicho que los héroes solo rescatan a las damiselas en apuros en las pelis?
Imagen

Avatar de Usuario
moli
Welcome to San Felipe
Mensajes: 155
Registrado: Dom Abr 17, 2011 12:16 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Entre Pinto y Valdemoro

Re: Relatos de Aylynt

Mensajepor moli » Dom Abr 17, 2011 6:20 pm

:o :shock: 2njkl6a eres la caña, lo que me he reido con este cuaderno de abordo 2w36m1l 2njkl6a gracias niña
Imagen

Avatar de Usuario
Monimott
Vecino de los Montalvo
Mensajes: 895
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:44 pm
Sexo: Chica
Ubicación: En un país multimott con vistas privadas a la guarida
Contactar:

Re: Relatos de Aylynt

Mensajepor Monimott » Lun Abr 18, 2011 8:08 pm

Me quiero reencarnar en Miliiiiiii 27risa 27risa 27risa 27risa 27risa 27risa
Imagen

Avatar de Usuario
Aylynt
Mesa camilla con Cata y Margarita
Mensajes: 2360
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:28 pm
Ubicación: Marquesado de Mottignac

Re: Relatos de Aylynt

Mensajepor Aylynt » Lun Abr 18, 2011 11:06 pm

Imagen

Avatar de Usuario
Sherezade
Welcome to San Felipe
Mensajes: 311
Registrado: Lun Abr 18, 2011 8:22 am

Re: Relatos de Aylynt

Mensajepor Sherezade » Mar Abr 19, 2011 4:16 pm

2njkl6a ¡Qué grande Seño! A tus pinrelillos!!!
Y así, cómo quien no quiere la cosa: ¿Cuantas decís que podemos reencarnarnos en Mili? :lol: :lol: :lol:

Avatar de Usuario
Arya
Suple a Inés en la taberna de Cipri
Mensajes: 1534
Registrado: Dom Mar 27, 2011 8:52 pm
Sexo: Chica
Ubicación: Mottland

Re: Relatos de Aylynt

Mensajepor Arya » Mar Abr 19, 2011 5:28 pm

Seño es buenísimo!!! Yo también quiero reencarnarme en Mili. 27risa 27risa 27risa
Imagen


Volver a “Relatos y sueños Fans-aguileros”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado